24Jun 2021

Persona ligada a la Alta Gastronomía, a matices, sensaciones y olores del  buen vino, conocedor de la historia de Ciudad Guayana y del Centro Ítalo, los vio crecer desde la colocación de la primera piedra.

Nuestro invitado a compartir la celebración del  47mo aniversario del Centro, es el socio ex presidente: Sr. Ercole D´Addazio, migrante italiano que arribó al país a los 18 años de edad; radicándose en nuestra pujante Ciudad Guayana desde el año 1954. Cumplió recientemente 90 años de feliz y dichosa existencia.

Es testigo presencial del crecimiento moderno, desarrollo urbano e industrial de la ciudad. Forma parte de ese grupo de visioneros italianos que el mes de octubre del año 1965 deciden reunirse  para crear la “Fundación de un Centro Social Ítalo Venezolano”, para brindarle a la comunidad Ítalo-Venezolana un lugar de esparcimiento y diversión  familiar segura; donde se desarrollan actividades recreativas, culturales, sociales y deportivas. Reunión donde se encontraban además sus connacionales; Eliseo Ponta, Franco Biocchi, Umberto Lilas, Fiore, Marengo Ridolfi, Nicoletta Salinas, Enzo Rambotti y el Vicecónsul de Italia Giorgio Pecca.

Su trayectoria como miembro fundador e integrante de diversas Juntas Directivas en el CIVG, data desde su fundación en el año 1974; cuando acompañó por dos períodos 1974-1975, 1975-1977 al presidente Luigi Olietti (+). Continuó haciendo sus aportes en la siguiente junta que presidió Cristoforo Moraitini (+), 1977-1978. Durante los tres períodos siguientes; 1978-1980, 1980-1982 y 1982-1985, integró la Junta Directiva presidida por Piero Venutolo; demostrando de esta manera ser un hombre incansable para lograr el objetivo trazado desde la fundación del CIVG.

En los años 1987-1989 y 1989-1991 decide continuar con su arduo trabajo acompañando en la directiva a Ezio Ridolfi (+) en calidad de director principal y primer vicepresidente respectivamente. En el año 2005, un grupo de socios lo invitan a conformar una alternativa electoral en reconocimiento a su dedicación y desinteresado esfuerzo en hacer posible lo que hoy en día es el orgullo de todos los socios; por su amplia experiencia y excelente trabajo realizado durante 15 años en las Juntas Directivas anteriores; resultando electo presidente del CIVG, período 2005-2007 para llevar las adelante las riendas del Centro y reorientar su rumbo hacia un mejor futuro, en beneficio de todos los socios. Misión que fue cumplida a cabalidad dejando estampada su huella positiva en una obra que ha visto crecer desde su nacimiento hasta ahora en su 47 aniversario.

Como mensaje en este nuevo aniversario envía un cordial saludo de esperanza y fe a los miembros de la Junta Directiva y a los socios en general; con la esperanza que todos los acontecimientos vividos actualmente va a pasar y volveremos a la normalidad. ¡ Siempre Ítalo !.