Historia

El Centro Italo de Guayana es una asociación sin fines de lucro fundada en 1974, pero su funcionamiento comenzó en 1981.

Desde sus inicios hasta la actualidad se han realizado muchas construcciones e inversiones, con el fin de ampliar y mejorar los servicios del Centro.

En Ciudad Guayana vivían o estaban radicados un gran número de inmigrantes italianos, inmersos en la tarea de construcción de la Siderúrgica del Orinoco. Muchos de estos personajes se reunieron un día para conversar y terminaron proponiéndose construir una casa D’Italia, idea que se amplio como sugerencia del Vicecónsul de Italia para la época, Sr. Giorgio Pecca. La creación  de un Centro Italo Venezolano al cual  tuvieran acceso personas de todas las nacionalidades.

En Octubre del año 1965, con la presencia de Franco Biocchi, Humberto Lilas, Friore, Ercole Daddazio, Marengo Ridolfi, Nicoletta Salinas, Enzo Rambotti y Giogio Pecca, se realizó en la residencia de Eliseo Ponta, la primera acta de reunión del Centro, la cual tuvo como tema principal la “Fundación de un Centro Social Italo Venezolano”. Allí se esbozaron las características del Centro y la distribución de responsabilidades  en la búsqueda de información sobre los lugares donde localizarlo, propuestas de proyectos para las obras, tipo de sociedad, valor de las acciones, estatutos y otros puntos.

En el año 1974,  las primeras  acciones tenían un valor de 5.000 bolívares, esto cuando en términos reales no había nada construido.

Este grupo de emprendedores obtuvieron el permiso de construcción privada para que surgiera el Centro Italo Venezolano en Guayana.

El patrimonio del Centro Italo fue formado al inicio por bienes,  muebles e inmuebles, todos suministrados por el producto de lo recibido por las ventas de acciones o negociaciones con estas y por las cantidades que la Junta Directiva determino con ocasión del uso de las facilidades o instalaciones; además las cuotas ordinarias y extraordinarias que se fijen de acuerdo con los estatutos o por las cuotas de asociación. Y algo que, desde el principio fue elocuente con esta asociación fueron las donaciones y contribuciones que los socios terceros siempre han dado a su Casa Club.